Cultura

Relámpagos de agosto: El mexicano viviendo del choro

22vistas

Si hay algo que marca al mexicano es su infinita capacidad para hablar, y si tuviera que hablar de su revolución entonces tenemos una historia que nunca se calla. Que tiene más mentira que verdad, pero que sin su mentira no serviría de nada. Eso es relámpagos de agosto de Jorge Ibargüengoitia.

La historia nos habla del general José Guadalupe Arroyo, un ya veterano militar que nos cuenta de su vida a partir del momento en que recibe la noticia de haber recibido un puesto en el gobierno entrante cuando, por azares del destino el presidente electo muere y ahora todos sus allegados en pleno duelo, deben repartirse las ganancias de poder.

Si a usted esto le suena demasiado choro, es porque en cierta forma así es la novela y su historia, y sobre todo, lo que el escritor Ibargüengoitia nos deja claro. La política mexicana no teme usar y hablar de elementos patrióticos para justificar actos sinsentido. Pasionales eso sí, y siempre evocados e inspirados en sus grandes héroes.

No creo que debiera enfadar a un mexicano cuando todos en alguna ocasión hemos hecho uso de esta aparente habilidad nata de la habladuría, el ser choreros. Queda más bien como punto de reflexión hasta cuándo seguiremos usando esos recursos en lugar de asumir nuestra obsesión por cosas como el poder.

Esto puede incluso a trasladarse a cosas como el amor, hablamos de ellos para al final justificar en realidad obsesiones.

Cuánto tiempo más se puede jugar con la revolución hasta que entonces nuestra muerte heroica sea olvidada con todo aquello que quisimos apañar y al final muy poco se pudo.

Un libro ampliamente recomendable como todo el trabajo de este escritor mexicano que con el tiempo ha sido algo olvídalo en la cultural general, pero que sin duda es muy importante para entender por qué como México no hay dos, para bien y para mal.

Deja un mensaje